ENTREVISTA / CONVERSACIÓN: Gracia Doré Luévano

Javier Zugarazo Tamayo <3

Gracia es una agente del arte originaria de Chihuahua, y digo agente porque como muchos de nosotros su quehacer no es uno, es docente, investigadora, gestora, etc. Es maestra en Artes Visuales por el Posgrado en Artes y Diseño de la UNAM, y en 2020 fundó y dirige el proyecto Aridamérica, una plataforma de investigación, identificación, mapeo y creación de redes en el arte norteño de México.


6 de septiembre 2021

Javier Zugarazo: ¿Qué ves?

9 de septiembre 2021

Gracia Doré: Me parece interesante abordar esta pregunta teniendo en mente aquella obra del rinoceronte de Alberto Durero, aquel que dicen que dibujó sin haber conocido antes a un rinoceronte. Pues bien, yo si conozco lo que veo, hasta cierto punto, pero la respuesta de lo que yo veo será tal vez lo más confiable que tengan sobre este sitio. A penas amanece, voy caminando por una calle muy amplia del centro con vista al cerro de la Pacheco, el cielo es rosa, ya antes he mencionado que a los chihuahuenses nos encanta sacar el tema del cielo. Todavía hace calor así que me topo con algunas personas que también corren con la cara sudada.

En esta ciudad las madrugadas y las noches son los horarios más activos en verano, el clima rige muchas de nuestras actividades. Veo pasar un camión que viene desde punta oriente y que atraviesa toda la independencia, va lleno de gente directo a la maquila. Ellxs también madrugan, madrugan más que yo, claro. Y trasnochan.

Veo también unas casas de adobe, unas casi cayendo, me recuerdan también a los edificios del centro de Ciudad Juárez que vi este fin de semana, hay cosas que acá simplemente se dejan caer.

De pronto me topo con la ventana de una de estas casas, me reflejo y me veo a mi misma, soy como esa persona que dice la biblia que ve su reflejo y luego se olvida de cómo es (creo que lo dice en tono de reprensión).

Para Alberto Durero no fue tan difícil desarrollar una imagen casi exacta del rinoceronte porque se lo describieron muy bien usando referencias que él conocía, incluso le ayudó unos dibujos todos feos que le hizo algún indocto del arte tratando de retratar a ese unicornio gordo. En este caso no sé si soy quien sabe describir o si soy la indocta.

¿Qué ves? Es también el título de un proyecto que dirigí a principios de 2020, por cierto.

13 de septiembre 2021

Javier Zugarazo: O quizás eres las dos. Reconocer los espacios que nos rodean pasa por esa pregunta. Pareciera que somos expertos en los espacios que habitamos porque los vemos todos los días. Pero al aplicar este ejercicio de observación encontramos elementos que ignorábamos, o redescubrimos otros que teníamos por fijos pero que han mutado.

La pregunta con la que iniciamos esta conversación quise que fuera la misma que tu lanzaste en los primeros meses de confinamiento, del pinche covid.  Siento que aquello que comenzó por asomarse a la ventana y describir que es lo que hay se extendió con el proyecto Aridamérica a ¿qué vemos en el arte norteño? Pero no qué vemos nosotros desde el afuera, sino que ven los participantes de ese arte, cómo es esa autopercepción y cómo está mediada.

Con estas miradas de reconocimiento ¿Qué ves en el arte norteño? ¿Cómo lo percibías antes de Aridámerica, y cómo lo concibes ahora?

17 de septiembre 2021

Gracia Doré: Resistir, esa es la constante.

Antes de Aridamérica me preguntaba mucho qué es el norte, como una especie de construcción de retórica norteña jaja, pero en medio de estar preguntando qué es para los demás el norte, me di cuenta de que son muchos los ejes que atraviesan este territorio, que generar un único discurso es seguir alimentando los clichés de lo que se es.

Está este fenómeno, que la otra noche hablaba con amigues en Parral, sobre la mitificación de las ciudades, tanto del que busca habitarlas como de quien las habita y se cree su propio mito. Creo que esto pasa mucho en un México dividido en dos (o tres), generamos mitos del norte, del centro y del sur, porque no nos conocemos y a veces es cómodo incluso auto exotizarnos. En cuanto al norte puedo decir que hay muchos nortes, tan solo en este estado no es lo mismo el norte del desierto de Cd. Juárez, que el de los campos menonitas, el de la Sierra o el de la Cd. de Chihuahua, pero una constante que veo es la resistencia.

A parte de presumir el cielo presumimos mucho el resistir el clima, resistir el calor y resistir el frío, pero creo que eso es lo de menos, nuestras luchas geopolíticas abarcan otras tantas batallas diarias y esto también lo veo en el arte, no solo en la producción artística, también en la gestión cultural y en las instituciones, mantenerse viva con poco, muy desértico el asunto, pero creo que por esta misma condición el arte norteño es muy directo, claro, no generalizo, pero hay poco tiempo y recursos para rodear.

22 de septiembre 2021

Javier Zugarazo: Es sintomático que la constante que elegiste sea una acción. Resistir da cuenta del contexto al que se enfrentan, tú y los demás participantes del norte, un perenne tener en contra algo.

Me acuerdo de una frase que escribiste en el prólogo para el libro de Aridamérica sobre crear siempre con la conciencia de que lo creado será breve, te cito “No es terreno fácil, cualquier intento, como la vegetación, son efímeros, uno sabe eso desde que emprende algo aquí: que probablemente tendrá una vida corta.”¹

Resistir pasa siempre por imaginar una estrategia, pensar en el cómo nos enfrentaremos al agreste territorio para continuar vivas. Desde la forma, creo que tú y los agentes con los que trabajas están construyendo enlaces, dialogando, propiciando una reflexión conjunta para compartir estas formas de resistir. Pero en el contenido, en la creación ¿en qué artistas, obras, piensas cuando enuncias resistencia? ¿A qué te refieres cuando dices que el arte norteño es muy directo?

30 de septiembre 2021

Gracia Doré: Justo cuando menciono lo directo, hago referencia a la economía de los recursos discursivos relacionados con el ambiente desde donde se trabaja, los aspectos y ejes que guían, tanto obra como otros proyectos, son muy puntuales, es fácil reconocer los mismos ejes y problemáticas que nos atraviesan aquí en el mismo arte. Como antes mencioné el territorio continuamente nos define y en un ambiente árido se trabaja a contra tiempo y con pocos recursos. Esto también se vincula con los proyectos de «vida corta» que en realidad, más que morir es un mutar y moverse, porque aunque los proyectos terminan su ciclo, sus gestrorxs no.

En cuanto a la resistencia pienso en artistas como Marcia Santos, trabajando con ejes como el cruce fronterizo, pero también desde su gestión en centroX16, en producciones como Procesos de línea, quienes desde lo colaborativo gestionaron espacios de resistencia para mujeres artistas y trabajadoras de la industria maquiladora o en el trabajo de Jorge Scobell y Paco Burrola con Luces brillantes, quienes resisten enunciando desde el vídeo a personas de la diversidad poco visibilizadas en el estado de Chihuahua. 

Recientemente, para la presentación del libro de Aridamérica 2020, Alejandro Luperca comentaba sobre la gestión en solitario, él desde Cd. Juárez llevó un proyecto que todxs saben que admiro mucho: Proyectos Impala, mencionaba justo este anhelo de haber tenido más soporte y acompañamiento durante este proyecto, vínculos que actualmente tratamos de generar y alimentar, pero que debido a las características de nuestro territorio es muy complicado sostener.

08 de octubre 2021

Javier Zugarazo: “¿y si generamos nuestro propio lugar, nuestro propio espacio, un lugar simbólico donde no temamos parecer rancheros? “²

En mayo del 2020 escribiste un texto para esta misma revista títulado Covid Norteño, eran los inicios de esta eterna pandemia. De dicho texto traigo dos puntos para terminar con esta charla. El primero es alrededor de la siguiente frase “luchamos mucho por evadir lo que somos por meternos en una cajita de verdaderos artistas contemporáneos”, dentro de tu práctica múltiple ¿cómo resistes a este amoldamiento irradiado desde los centros?

El segundo es sobre la búsqueda de un lugar común. Sé que apenas ha pasado poco más de un año de que escribiste aquello y que los cambios no son rápidos ni deben ser evaluados por su velocidad, pero, ¿sigues viendo al arte norteño como islas separadas?

15 de octubre 2021

Gracia Doré: Es difícil resistir al centro (o centros), el sistema de legitimación del arte que hay en México casi te exige amoldarse a ciertos discursos y formas de hacer para ser vistx, pero creo que al menos en mi práctica he podido ver que las dinámicas de escucha han sido clave fundamental, no solo de lxs artistas o de quienes participan en los proyectos, sino una escucha y lectura constante del entorno, del nosotrxs en situaciones fuera de la práctica artística dura, donde nuestro navegar se da de  la manera más cotidiana y buscar llevar esas dinámicas al área del arte.

En cuanto a ser islas, creo que lo seguimos siendo, no obstante han habido avances, se han generado más puentes. Lo veo en los vínculos que poco a poco se forman con Chihuahua y Ciudad Juárez, también con Sonora, pero como dicen por ahí “una golondrina no hace primavera”, falta mucho y ya antes se han hecho intentos, sin embargo ahora hay más herramientas y consciencia del afuera y del adentro.

¹ Doré Luevano, Gracia, ed., Aridamérica (México: 2020), 9.

² Doré Luévano, Gracia, «Covid Norteño», Chiquilla electrónica, 4 de mayo de 2020, https://chiquillaelectronica.com.mx/2020/05/04/covid-norteno/


 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s