EYES WITHOUT A FACE: NICOLE CHAPUT, PINTORA DE MUÑECAS

Juan Pablo Ramos <3

Si la pintura clásica hace del cuerpo y del auto/retrato una vía de sólida permanencia, de perdurabilidad atemporal, la pintura moderna opta por vías de representación donde el sujeto se evade, distorsionando su identidad hasta volverla irreconocible. A la par, los cánones de belleza se desestabilizan, motivando la aparición de sensibilidades estéticas que reverencian el horror, lo grotesco, lo decaído, en fin, todo aquello que rehúye, desafiante, a ser categorizado como bello.

Al corroer las convenciones en torno a la belleza, la producción de la pintora mexicana Nicole Chaput (1995) parece heredera de aquella genealogía moderna. Mediante un desconcertante bordado de citas intertextuales, su obra retrata seres femeninos deformes, un ciempiés humano confeccionado por rasgos y elementos de musas cosidas entre sí como partes de muñecas: Kate Moss, Mia Farrow en Rosemary’s Baby, Chloë Sevigny en Kids, Courtney Love, Hope Sandoval o la infanta Margarita Teresa de Austria. Aún si prevalecen las tonalidades cálidas, los colores pastel, la atmósfera envolvente es, ante todo, siniestra.

Diva Menina, 2018. Óleo sobre tela. 56 x 71 cm.

Cada cuadro de Chaput porta su propia herida. En ocasiones, la herida permanece abierta. Mírame —parece susurrar— feliz y sangrante. Algunas, aunque se resistan, parecen haber cicatrizado tiempo atrás; el semblante no olvida las huellas del padecimiento. Son entidades sufrientes, desgarradas, extrañas en su propia belleza. Esta fragmentación interior se traduce, en términos pictóricos, en una fragmentación del cuerpo, en la delirante recomposición anatómica de sus creaciones. Cuerpos fileteados, mutilados y extirpados, algunos con órganos sobrantes, con pústulas y protuberancias, enmascarados o disfrazados, barrocos en su excesiva carga de pliegues, disfraces y capas de color.

La idea del cuerpo y sus múltiples disfraces se exacerba en su exhibición más reciente, Busca! Vísteme! Mala combinación! (FUEGO, 2020), al lado de Israel Urmeer. Su título homenajea a Clueless (dir. Amy Heckerling, 1995), chick flick de culto que relata las tragicómicas peripecias de una rubia adolescente en Beverly Hills. En la primera escena apreciamos el devenir maniquí de Cher Horowitz, la atribulada protagonista interpretada por Alicia Silverstone, quien escoge su atuendo a través de un clóset virtual que genera infinitas combinaciones de ropa de diseñador. Sin duda aprendemos más de la psique de los personajes de Clueless por su forma de vestir que por su forma de pensar. Aquella inagotable posibilidad para auto/inventarse por medio de la indumentaria, la moda y la apariencia exterior sirven a la artista como valioso repertorio visual e incluso como una suerte de poiesis.

Frágiles y espectrales, sus retratos plantean una crisis de la bidimensionalidad y de la materialidad misma del lienzo con el uso de excedentes textiles —mallas, brazos, ribetes, prótesis blandas— que convierten de manera lúdica al espacio de exhibición en el aparador de una boutique, un clóset imaginario donde las apariencias fijas se desvanecen. En una memorable escena de Clueless, Cher juzga con mordacidad el aspecto de Amber, su compañera y rival de salón de clases. “She’s a full-on monet!”, exclama, dando a entender que, de cerca, Amber pierde su encanto. La operación es a la inversa en los retratos de Chaput. A lo lejos, generan desconcierto. Observados con detenimiento, enternecen, reclaman compasión o piden venganza. Las apariencias engañan.

La inusual sinergia entre Chaput y sus creaciones es parecida a la que establecen una muñeca y su propietaria (aunque a veces, claro está, se inviertan los papeles y sea la muñeca quien manda). Flecos de los bordes de telas desgarradas que han de ser cepillados con diligencia; pigmentos como maquillaje que recubren grietas e imperfecciones, dependiendo la necesidad del rostro en turno; capas espesas de brillo iluminan la posibilidad cosmetológica del lienzo. Al saberse dueñas de la eterna juventud, sus retratadas tienen mucho de muñeca. Ellas activan toda una paleta de emociones según su capricho: lloran, sonríen, cagan, sudan, vomitan, expulsan mocos. Una mirada abyecta las atraviesa y perfora. Se sacuden al ver el reflejo de su propia violencia. Indudablemente la producción pictórica de Nicole Chaput contiene un matiz autobiográfico. Sus imágenes detonan recuerdos, anécdotas de adolescencia, memorias de infancia que se escapan conforme tratamos de capturar su ambigua esencia. Alegoría, quizá, de cómo la identidad personal femenina se disuelve con el paso de los años entre sustancias varias —peróxido,  quitaesmalte, alcohol—, de modo que lo único que le queda a la artista es capturar las sucesivas transformaciones o máscaras de un cuerpo, hasta que ya no quede nada más, si acaso los músculos, la grasa, los huesos. Pues ¿cómo rearticular las partes de la muñeca, hasta que ya no exista la muñeca? ¿Cómo pintar la cara hasta que ya no quede cara, tan solo los ojos? Parece atinado responder con un verso de Sylvia Plath que, en un intento de confesión, opta por el silenciamiento: “Carezco de rostro. He querido borrarme” [And I have no face. I have wanted to efface myself].


Imagen principal: Madonnas lloronas, 2019. Óleo sobre tela. 61 x 46 cm.

Todas las piezas son de Nicole Chaput. Fotografías de Renata Cruz Lara.


Juan Pablo Ramos (1993) vive y escribe en la Ciudad de México. Maestro en Letras Españolas con mención honorífica por la Universidad Nacional Autónoma de México. Se ha hospedado en instituciones como el Centro de la Imagen, Sala de Arte Público Siqueiros y la Universidad de los Andes (Bogotá, Colombia). Autor del libro Emerson en Tijuana (ed. Máquina de aplausos, 2019). En el 2020 fue beneficiario del programa “Contigo en la distancia: Arte desde casa” por el proyecto “Archivo General de la Inacción”. Colabora para la plataforma Obras de Arte Comentadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s