Tomar distancia: cinco breves impresiones

Rodrigo Rosas <3

La emergencia sanitaria establecida a nivel global a causa del virus covid- 19 ha puesto en crisis el modelo económico hegemónico y las dinámicas políticas a escala mundial; generando reacciones racistas, xenófobas y de paranoia generalizada. El confinamiento ha hecho imperativo redefinir nuestra relación con los otros, los afectos y los cuerpos, y a su vez, todo lo que los atraviesa como instituciones gubernamentales, ciudades, escuelas y por supuesto museos. Obligando a observar cómo construimos nuestra relación con los otros a través de estas.

En medio de estas reconfiguraciones y pausas en la globalidad, la esfera pública se ha volcado a los mass media. Los museos al igual que muchas instituciones culturales han iniciado campañas en sus páginas web y de manera más contundente en sus perfiles dentro de plataformas como Instagram, Facebook y Twitter. Hemos observado y participado de múltiples estrategias y campañas de los museos de distintas latitudes donde comparten contenidos relacionados a sus exposiciones, colecciones, programas educativos y de mediación.  

En este breve texto me interesa esbozar algunas reflexiones sobre los contenidos expuestos en la plataforma Contigo en la distancia. No me interesa comparar las estrategias de los museos nacionales con los grandes consorcios globales de la cultura como el MoMA o los museos Guggenheim, sería imprudente ignorar la localización geográfica y las condiciones de operatividad particulares del sistema museal mexicano; mi propuesta es pensar desde un particular enfoque la puesta del programa Contigo en la distancia en medio de la cuarentena desde mi posicionamiento como trabajador capítulo 3000 perteneciente a la comunidad que se ve involucrada en la construcción de contenidos. 

1

La plataforma Contigo en la distancia contiene una gran cantidad de actividades divididas en tópicos como cultura digital, recorrido virtual, videos, libros, audios, actividades infantiles, aplicaciones y convocatorias. Estas a su vez se dividen en subcategorías, por lo que existe una amplia gama de contenidos. No me interesa realizar una reseña de la gran cantidad de contenidos, me enfocaré en las actividades que proponen los museos.  

Desde hace varios años los museos públicos han realizado diversos proyectos aprovechando las nuevas tecnologías; es el caso del proyecto Museos en gigapixel donde participaron 6 recintos culturales con sus colecciones, se puede apreciar en tecnología gigapixel obras como el mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, un Tenango de la colección del Museo de Culturas Populares, entre otras. En este mismo registro se encuentran los recorridos 360º de diversos recintos culturales y zonas arqueológicas. Durante la cuarentena y a través de la plataforma, los contenidos se ven potenciados, su circulación apoya la divulgación del patrimonio nacional y atrae nuevas audiencias a los recintos culturales. 

2

El desplazamiento de los museos hacia plataformas digitales no está libre de contradicciones, esta variación en el sentido habitual de circulación de contenidos permite el acercamiento a públicos potenciales a través de la virtualidad y los acerca a la difusión del patrimonio y la cultura. No obstante, los coloca en una competición de contenidos, no necesariamente patrimoniales, producidos por grandes consorcios globales del ocio y la cultura como como Netflix, Youtube, Amazon Prime y con productores de contenidos digitales como los influencers.  

¿Acaso estamos siendo testigos de la entrada explícita de los museos públicos hacia la industria de los likes? si bien es un fenómeno que se ha venido gestando desde hacía varios años, en estos momentos cobra una relevancia y contundencia innegable. 

Esta estrategia adoptada en el confinamiento para mantener a los públicos, puede situarnos en una dinámica de generar contenidos masificables que sean de fácil entendimiento, visualmente agradables, reproducibles en la web; scroll, like and share. Si bien esta operación no significa la inexistencia de procesos de mediación, se debe reconocer la probabilidad de un nulo impacto en las comunidades digitales y físicas, siendo productos para ser consumidos y olvidados

¿Cómo medir el éxito o fracaso de alguna de las actividades? ¿Será por el número de likes, retweets o personas que ingresen a los contenidos de la plataforma? 

Es necesario cuestionar la pertinencia de las numeralias como eje rector del “impacto o éxito” de un proyecto en el presente que se está viviendo. En otros términos, si bien Contigo en la distancia ofrece una alternativa de contenidos culturales digitales que divulgan el patrimonio nacional, ¿es necesario un número tan elevado de actividades? Aún más imperativo, ¿los contenidos interpelan nuestro presente? 

3

El eje rector de la cuarentena es la prevención y aplanamiento de la curva de contagios. Sin embargo, la forma en la que se desenvuelve o se piensa la posibilidad misma de la cuarentena en México, tiene una fuerte relación con la idea de un trabajador asalariado de la clase media, media-alta, esta medida deja fuera o no contempla a los sujetos que subsisten con lo necesario al día; sitúa a una población especifica que será la consumidora de las actividades que se programan en Contigo en la distancia

Es pertinente preguntarnos ¿cuáles son las estructuras sociales, materiales, de clase y género que me permiten realizar la cuarentena?, ¿cuáles imposibilitan que algunos sujetos la realicen? Desde una perspectiva gubernamental ¿cómo el Estado puede resarcir estas estructuras de manera temporal o definitiva para que puedas realizar la cuarentena? 

De igual manera ¿cuáles son las estructuras materiales, políticas, sociales, de clase, y género que impiden a la población acceder a la cultura digital y cómo los recintos culturales pueden resarcirla? Ser más “democráticos” y ser un actor real en las problemáticas contemporáneas de la sociedad.

La pandemia ha puesto en evidencia las endebles estructuras de algunos recintos culturales con las comunidades y con las problemáticas del presente, no solo es necesario colocar contenidos sobre educación y difusión del patrimonio, debemos tomar posición sobre las problemáticas actuales, generar contenidos que lo interpelen críticamente y construir redes de apoyo y empatía en tiempos de crisis. 

4

Los museos y recintos culturales son sitios de poder, por un lado, dinamizan los relatos históricos y culturales de los estados nación; construyen pedagogías que nos ayudan a asumir y preformar nuestra identidad nacional. Por el otro, construyen comunidad y son puntos de la vida social donde se puede gestionar el pensamiento crítico. Una no excluye a la otra, configuran sitios de pluralidad y de diálogo. 

El contexto actual es intempestivo, sin embargo, para los trabajadores de los recintos culturales es una oportunidad para preguntar por el rol social de las instituciones. En una sociedad con una gran brecha económica y social ¿qué significan los museos, los recintos culturales y la cultura en sí misma? Además, cabría hacer un análisis ¿qué significa para los trabajadores de por sí precarizados por el sistema cultural mexicano la cuarentena del Covid- 19?

¿Cómo tomar posición desde las instituciones culturales en medio de la crisis sanitaria?, si bien la dinámica cultural a nivel global cambiará ¿cómo mediremos el éxito o fracaso de una exhibición más allá de los miles de personas formadas para verla? ¿Cuál es la relación con nuestro público y cómo se gestionarán los procesos de comunicación y divulgación del conocimiento?

5

Estamos viviendo un momento de redefiniciones a todos niveles donde se pretende vislumbrar un momento post cuarentena. El presente nos exige incentivar la solidaridad con los trabajadores y las poblaciones que a lo largo de los años han sido precarizadas. Las instituciones culturales pueden operar como un articulador social que abra espacios para la resaca de esta cuarentena en desarrollo. Un sitio para preguntarnos el lugar de la cultura, virar el trabajo masificado hacia la pregunta por las comunidades y por la forma de interpelar nuestro presente.

Epílogo 

La plataforma Contigo en la distancia es el resultado de afrontar la emergencia sanitaria en México, en sí misma es un mapeo de estrategias educativas digitales de los museos públicos y a su vez su configuración será en algún momento un vestigio de cómo se reaccionó ante el confinamiento. ¿Qué sucederá después con la plataforma? ¿será desmantelada o servirá para seguir reflexionando y articulando redes? O simplemente volveremos a la “normalidad”.


Rodrigo Rosas. Maestro en Investigación en las artes visuales y licenciado en artes visuales por la Universidad Nacional Autónoma de México. Sus líneas de investigación son la imagen, los archivos y el museo como espacio de resistencia y memoria.

Un comentario en “Tomar distancia: cinco breves impresiones

  1. Excelente texto que ilustra de manera precisa el momento que vivimos, permitiéndonos reflexionar acerca una propuesta digital desarrollada por la SC del Gobierno de México.
    Texto bien estructurado y delineado que invita a la consciencia. ¡Felicidades!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s