Poner el cuerpo: La performance de la marea verde y la conquista del derecho a decidir

Belén Parrilla <3

La expresión de la marea verde¹ marcó un sello, un modo diferente de teñir el espacio público. Su color desbordó las movilizaciones y se mantuvo latente en el día a día. El pañuelo de la campaña se convirtió en una estrella entre los  originales adornos de estética feminista, su presencia constante y visible se convirtió en un puesta en acto, un posicionamiento. Este compromiso sumado a la particular manera de poner el cuerpo en las manifestaciones transformó esta saturación cromática, mística y festiva en una conquista social, personal y política.

Durante las semanas previas a las sesiones del Congreso de la Nación Argentina en las que iba a tratarse la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) el feminismo ocupó la primera plana de los medios de comunicación. Las fotos de las marchas y acampes feministas colmaron también las redes sociales. Y aunque estas imágenes se convirtieron en relatos de lo que significó estar ahí, quienes participamos durante estos años de las movilizaciones sabemos que estar ahí fue una experiencia intransferible, única, personal. Una huella en el cuerpo que escapa a cualquier posibilidad de ser materializada, un espacio de performatividades callejeras incapturables. 

Por supuesto, estos modos de manifestación y performance no fueron una novedad ni un invento argentino. El feminismo se valió históricamente del arte de acción para irrumpir en la agenda, borrando límites entre arte y política. Para salir de la reducción doméstica a la que fuimos recluidas las mujeres fue imprescindible una expresión por fuera del ámbito privado, una explosión llamativa vinculada a la apropiación del espacio público. Por ese motivo fue fundamental el protagonismo que tomó el cuerpo en las movilizaciones de los últimos años y cómo pasó a ser un territorio de expresión de la propia voluntad, rechazando el rol que se le había asignado: el de objeto de contemplación para el goce masculino. Este comportamiento, confrontó de plano con el modelo binario de civilización y fue un gesto clave para lograr la visibilidad de las marchas. La manifestación de esos cuerpos rebeldes resultó muy efectiva para prender la mecha. Comentarios como “No entiendo por qué se ponen en tetas”, “No tienen un cuerpo para mostrar”, “Se arriesgan a que les pase algo, ¿para qué se desnudan si no quieren ser violadas?”, expusieron las violencias subterráneas del conflicto con la fuerza de la acción.

“A mí no me representan” fue una de las frases más utilizadas por algunas mujeres para desmarcarse de los movimientos feministas. Efectivamente (y por defecto no intencional), esas palabras señalan un punto clave: las mujeres que inundábamos las calles habíamos abandonado el terreno de la representación para habitar lo real presentándonos. Pusimos el cuerpo como potencia/material protagónico, centro del universo simbólico y metáfora de un cuerpo sociopolítico más amplio. Y ese modo de habitar el espacio público, sumado a la masiva capacidad de inundar las calles, fue lo que caracterizó la acción rotunda de la marea.

Desde el pañuelo verde exhibido en la cartera, los body painting, el glitter, hasta el barbijo/tapabocas de la campaña… todo forma parte de un repertorio ancestral, una práctica que mezcla ritual de guerra y fiesta “primitiva”. Y aunque los periódicos seleccionen las fotos de chicas jóvenes y bonitas para representar el movimiento en sus portadas, nosotras no somos ni venus frente al espejo ni majas desnudas. Las pibas somos la doña, la joven, la que arma el juego del potrero, la profe, la estudiante, la que tiene hijos y la que no los tiene, la militante, la que “nunca se había metido hasta ahora” y la nena del barrio. Rompemos con los cánones de belleza, edad y conducta ideal. Exhibimos cuerpos con cicatrices (físicas y culturales) que rechazan las normas hegemónicas. Tensamos la estética feminizada y nos apropiamos de nuestra imagen. Elijamos o no representar a las chicas icónicas del afiche (sexualizándonos, militando lo queer, vestidas a la moda, tiñéndonos o no las canas), evidenciamos y apostamos a ser una copia fallida de lo que se espera de nosotras, y lo celebramos desde una expresión colectiva que estalla en diversidad y resignifica una transformación íntima y personal.

Ponemos el hartazgo de la domesticación en acto. Esa es nuestra performance. Cuando nos juntamos convertimos ese territorio peligroso —donde se nos viola, acosa, penaliza y asesina— en una celebración llena de brillantina y música que teje una red que nos vuelve más fuertes. Y esa transformación escapa a la captura de una foto o al espectador conservador y voyeur.

Esto no sucedió de un día para el otro. El camino comenzó décadas atrás en el contexto de lucha por los derechos civiles básicos suprimidos por la dictadura militar en los años 70. A pesar del retorno a la democracia, el debate por el Aborto legal siempre quedaba relegado, mientras otras valiosas luchas eran reconocidas por el Estado. Las leyes de divorcio, matrimonio igualitario e identidad de género vieron la luz muchos años antes que la IVE. Este largo recorrido le otorga a nuestra victoria una épica especial, pero no sólo por la persistencia del reclamo, sino porque este derecho se ganó en las calles. Y si bien en Argentina salir a la calle a protestar es habitual, las marchas feministas se instalaron como práctica festiva con una impronta que removió desde los cimientos el lugar asignado para nosotras hasta ahora. Y aunque la postergación siempre tuvo una buena excusa, las puertas cerradas tuvieron que abrirse ante la progresiva ocupación de la esfera pública de las mujeres  que llevamos el debate a donde debía estar: fuera de la clandestinidad. En esta batalla, cada mujer de verde se presenta a sí misma para representar los derechos de todas. Quieran, necesiten, decidan o no, ejercerlos. 

Por todo esto, hablar de la legalización del aborto en Argentina es una invitación a pensar las performances que inundaron esos días de brillantina y labios tornasol, un gesto de reapropiación de los adornos que históricamente nos destinaron, una celebración de otra femineidad. Fueron jornadas que desafiaron las clasificaciones y las normas, no solo por su carácter masivo, sino por sus originales modos de habitar el espacio público. Porque para nosotras —un nosotras ya latinoamericano— el pañuelo verde sigue siendo contraseña, identificación y presencia, una performance que expresa, como esa frase sin dueña, que lo personal es político. 

Todavía late en nosotras la inconmensurable alegría de la victoria. Porque las sensaciones vividas en todos estos años son una huella, una batalla a la que le pusimos el cuerpo, donde cada una arriesgó la vida llevada hasta ese momento, decidida a levantar el puño y no agachar más la cabeza. Esta adrenalina, esta insurrección aún vibra ante el positivo más deseado: el del recuento de votos ganados para una ley que lleva la firma de la marea.

Y desborda a nuevas luchas. Imprescindibles. Impostergables.


¹Marea verde es la denominación utilizada en Argentina para hacer referencia a las manifestaciones que se realizaron a favor de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. El término, además de invocar el color de la campaña, es una resignificación del concepto ola feminista, en su máxima y continua expresión de marea.

La imagen principal es de la performance Nosotras podemos, una creación conjunta de la autora con Alejandra Albán Araujo.


Belén Parrilla nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Se formó como actriz en la Universidad Nacional de las Artes (UNA) y se desempeña en obras del circuito teatral independiente. También es docente, produce y coordina proyectos en el ámbito de gestión de públicos entre los Ministerios de Educación y Cultura (Programa de Formación de Espectadores). Escribe una columna mensual en la revista feminista Damiselas en apuros y actualmente prepara su tesis de maestría en Teatro y Artes Performáticas en la UNA. 

Esperamos aquí abajo tus comentarios

Tutorial: Semana del arte en casa

FunHarte <3, Zyanya Arellano <3

Especial FunHarte:

Art week Covidiota

Lo que pensamos sobre

las ferias de arte

A continuación les presentamos nuestras ideas escritas e ilustradas respecto a la Semana del Arte a partir de la pandemia. Decidimos que queríamos brillar en diferentes momentos, por lo que cada quien realizó un aporte a su manera. Esperamos que lo disfruten, pero de una vez les advertimos que no esperen mucho.




Fun(h)arte es un proyecto de crítica de Arte Contemporáneo en México, con una perspectiva joven y divertida. Consideramos que nuestra propuesta puede expandir la visión del arte de una manera entretenida resonando de manera más significativa con diversos públicos, sin sacrificar la complejidad de los temas que tratamos. Creemos fielmente en los procesos creativos, en el mame y en los afectos que se crean al colaborar.


Deja abajo tus comentarios

TEST: ¿Qué suceso de la inexistente Semana del Arte CdMx 2021 eres? ¡Descúbrelo respondiendo a estas preguntas!

Azul Taboada <3, FunHarte <3

Especial FunHarte:

Art week Covidiota

Lo que pensamos sobre

las ferias de arte

A continuación les presentamos nuestras ideas escritas e ilustradas respecto a la Semana del Arte a partir de la pandemia. Decidimos que queríamos brillar en diferentes momentos, por lo que cada quien realizó un aporte a su manera. Esperamos que lo disfruten, pero de una vez les advertimos que no esperen mucho.


1.- Imagina que no hay Covid-19 ¿Cuál es tu plan _escenoso_ de sábado por la noche?

a) Una inauguración de expo en Santa María la Rivera.

b) Cualquier bar (gentrificado) que esté de moda entre la juventud artística.

c) Ir a quemar/chelear a un estudio de algúnx artista donde te invitaron de chiripa.

2.- ¿Cuál es tu objeto curseado predilecto?

a) La cuchara con la que el perro comió cereal.

b) La rata con thinner.

c) Las cubetas con agua representando cada delegación del DF.

3.- ¿Cuál dirías que es tu mayor ventaja como artista / curadorx / museógrafx / teóricx? 

a) Eres capaz de relacionar a la Escuela de Frankfurt con lo que sea.

b) No te apantalla ninguna figura “importante” o de autoridad en el mundo del Arte.

c) Tu habilidad para justificar cualquier obra, por más mala que esté.

4.- ¿Qué te provoca más terror para la Semana del Arte 2022?

a) No darte abasto de todos los eventos que van a suceder.

b) Que nos caiga una maldición porque el Centro Banamex va a terminar embrujado.

c) Que sigan invitando a los mismos artistos mansplainers y no te puedas zafar de su indeseada presencia.

 Jeny Mora (@eatyourberrie)

Si obtuviste mayoría de a

¡Eres otra pieza de arte referente a los cubrebocas! 

Eres unx chicx que siempre quiere mantenerse relevante en la conversación actual y no te importa que te digan normie, porque tú sabes que tu punto de vista es el más único y nunca nadie ha pensado las grandiosidades que tú. Sigue así, ojalá tú sí seas lx que se gane un premio o una beca o algo con tus “novedosísimas” ideas y proyectos. Besis.

Si obtuviste mayoría de b 

¡Eres un render inacabado porque al final ya no se armó nada! 

Lo tuyo, lo tuyo, es el despapaye. Sinceramente esto del Arte está bueno como club social para juntarte con gente con estilo y, de paso, gorronear pisto a la menor provocación. Y aunque tus intenciones como productorx cultural sean muy bonitas y legítimas, sabemos que no darías tu vida por el Arte. La neta mejor para tí. Síguele echando ganitas. 

Si obtuviste mayoría de c

¡Eres la “Semana del Arte” de Z*n@ M@c*! 

Si algo se puede decir de tí, es que estás dispuestx a forzarla hasta cuando vas a salir perdiéndolo todo… eso sí, nadie puede decir que no lo intentaste. En tu cabeza, la canción que mejor te representa es Todos Me Miran de Gloria Trevi, y la verdad es que ese auto-engaño te va a llevar a lugares. Nomas ten cuidado con clavarte mucho en esto del Mundo del Arte porque puedes salir arrastradísimx.


Fun(h)arte es un proyecto de crítica de Arte Contemporáneo en México, con una perspectiva joven y divertida. Consideramos que nuestra propuesta puede expandir la visión del arte de una manera entretenida resonando de manera más significativa con diversos públicos, sin sacrificar la complejidad de los temas que tratamos. Creemos fielmente en los procesos creativos, en el mame y en los afectos que se crean al colaborar.


Deja abajo tus resultados y comentarios

La primaria está sobre un cementerio 2.0

Diego Olmos <3, FunHarte <3

Especial FunHarte:

Art week Covidiota

Lo que pensamos sobre

las ferias de arte

A continuación les presentamos nuestras ideas escritas e ilustradas respecto a la Semana del Arte a partir de la pandemia. Decidimos que queríamos brillar en diferentes momentos, por lo que cada quien realizó un aporte a su manera. Esperamos que lo disfruten, pero de una vez les advertimos que no esperen mucho.


Existe un mito muy común que seguramente todes escuchamos en la primaria: la escuela está edificada sobre un cementerio. En primera instancia, y en los umbrales de la inocencia, esta mentira le agrega un factor de misterio y terror a la pesada experiencia de ir a la escuela. Siendo un poco más grandes, esa declaración nos puede dar risa e incluso nos parece una más de las muchas ocurrencias mexicanas. 

Actualmente, y desde principios de la pandemia, el Centro Citibanamex se ha adaptado como hospital para atender a los múltiples pacientes de COVID-19 que ingresan todos los días. En el mundo del arte ese recinto es casi sinónimo de la feria más importante durante la llamada art week, donde coleccionistas y artistas nacionales e internacionales consagrados exponen y venden. Este año dicha feria no se realizará en el centro de convenciones debido a que la pandemia en la Ciudad de México se ha prolongado, pero tienen intenciones de volver a instalarse en el recinto el siguiente año. Me pongo a pensar cómo podremos asistir —como agentes “sensibles” del arte— a un evento en un lugar donde muchas personas sufrieron o incluso perecieron.

¡Wey no!, ¿cómo lograr mis aspiraciones de micro burgués que consume arte contemporáneo en un espacio así?

Es ingenuo sugerir que ese espacio ya no sea centro de convenciones, porque esa es su función, y tampoco espero que los extranjeros lo entiendan, pero me hace sentir incómodo la idea de ir allá a ver piezas que a veces ni siquiera son tan interesantes y tomar tequila. El motivo de esta reflexión viene desde la experiencia de haber tenido a padres con covid internados y un abuelo muerto a causa de esto. Me pongo a pensar en cómo se borra el sufrimiento y la memoria de las personas que murieron ahí, para poner otra vez una pieza de “inserte aquí el nombre de su artista masculino favorito”. 

Al final, literalmente podremos decir que esta feria de arte antes era un hospital donde murieron muchas personas, casi casi un cementerio. 

 Jeny Mora (@eatyourberrie)

Para aligerar la sombría aura que habrá en la futura edición de la feria de arte sería interesante crear un programa público, he aquí mis humildes recomendaciones: 

– La Mano Peluda In Situ.

– Llamar a Dross para que haga un top 7 de las piezas más siniestras.

– Hacer un performance con Carlos Trejo a la “Cañitas” a las 3:00 am. 


Fun(h)arte es un proyecto de crítica de Arte Contemporáneo en México, con una perspectiva joven y divertida. Consideramos que nuestra propuesta puede expandir la visión del arte de una manera entretenida resonando de manera más significativa con diversos públicos, sin sacrificar la complejidad de los temas que tratamos. Creemos fielmente en los procesos creativos, en el mame y en los afectos que se crean al colaborar.


Deja abajo tus comentarios

UN MANIFESTILLO QUE ESCRIBÍ (¿O SERÁ UN TEXTO DE AUTOAYUDA? SABRÁ DIOSA)

Dani de la Torre <3, FunHarte <3

Especial FunHarte:

Art week Covidiota

Lo que pensamos sobre

las ferias de arte

A continuación les presentamos nuestras ideas escritas e ilustradas respecto a la Semana del Arte a partir de la pandemia. Decidimos que queríamos brillar en diferentes momentos, por lo que cada quien realizó un aporte a su manera. Esperamos que lo disfruten, pero de una vez les advertimos que no esperen mucho.


¡Larga vida al espectáculo porque nos encanta, nos construye, nos da forma y aparte lo entendemos! No como las piezas de Abraham Cruz Villegas que ni se entienden o las de Orozco que ni dan risa. Sabemos que el arte necesita más a iCarly que a otro viejete que nos diga cómo hacer arte. Nos tomamos en serio todo lo que nos mueve y le hacemos caso. 

Acá en FunHarte ya la tenemos re clara: primero se acaba el mundo que Ventaneando y por eso debemos convertirnos en las Paty Chapoy de lo que nos importa. Nos llevaremos nuestros trapitos sucios como polizones en la nave espacial del capitalismo cuando explote la Tierra. 

Amiga ya nos dimos cuenta que andamos entre la espada y la pared. Entre cambiar de profesión o lamerle el culo a los ricos para que vean nuestra labor como trabajo y nos paguen. ¿Y por qué no ser la teibolera más famosa del burdel? Quieren show, les damos show. 

Armamos arte porque nos creemos mucho, pero lo armamos con lo que tenemos: puras comedias románticas del Sábado Apantallante y programas del Sabadazo. Vamos a traducir estos textos que no parecieran querer ser leídos por la audiencia de ¡Ay Caramba! y los vamos a habitar, a traducir y a compartir. 

Una vez que tomemos el micrófono de esta nave espacial,nadie se sentirá como el único tonto de la galaxia.

Besitos galácticos desde Marte

Jeny Mora (@eatyourberrie)

Fun(h)arte es un proyecto de crítica de Arte Contemporáneo en México, con una perspectiva joven y divertida. Consideramos que nuestra propuesta puede expandir la visión del arte de una manera entretenida resonando de manera más significativa con diversos públicos, sin sacrificar la complejidad de los temas que tratamos. Creemos fielmente en los procesos creativos, en el mame y en los afectos que se crean al colaborar.


Deja abajo tus comentarios