Necesidad vs. valor

Mayté Miranda Marmolejo <3

Dicen que los artistas están acostumbrados al encierro y al aislamiento. Tal vez sea porque estamos siempre en otro lugar fuera de la realidad, explorando campos imaginarios que nos llevan a otros campos imaginarios y así sucesivamente. O tal vez tenemos la capacidad de explorar un mismo espacio en todas las maneras que se nos permiten, reinventarlo, repensar y reencontrarnos en el mismo. Aunque puedo decir, en nombre de muchos de nosotros, que ese no siempre es el caso, el artista puede ser introspectivo dentro y fuera de su casa, y parte de la introspección tiene que ver en cómo entendemos nuestra relación con la comunidad, la naturaleza y el mundo exterior en general. 

En mi caso, estos días, han sido oleadas de distintas emociones. Empezando por la primera ola: el alivio ante la necesidad de un descanso. Como maestra de arte de primaria y preescolar, y asistente en una galería local de mi ciudad Mexicali, trabajo un promedio de 11 horas al día de lunes a viernes, sin mencionar mi esporádica producción para algunas exhibiciones colectivas. Todo el tiempo estaba cansada, y mi primera reacción fue aprovechar y ponerle una prolongada y consistente pausa a todo el trabajo, dormir, hacer limpia de cajones y del armario. Una vez restablecido el enfoque en mi bienestar me pude dedicar a retomar proyectos personales y laborales. Comencé, como muchos, a hacer ejercicio, leer un libro y comer apropiadamente, a bocetar un fanzine y a revisar archivos. Pero en una segunda ola, mi ánimo comenzó a evaporarse cuando caí en cuenta de las repercusiones económicas personales y globales de un distanciamiento social prolongado. Comencé a cuestionarme la utilidad e importancia de mi profesión y las metas a las que aspiro llegar. Claro, no fui la única. 

Hay muchos empleos y servicios que no atienden a las necesidades básicas y de salud. Esta situación ha vuelto la mayoría de nuestros trabajos irrelevantes. Pero ¿cómo nos sentimos los que aspiramos a vivir del arte? En la pirámide de las necesidades básicas parecemos ni siquiera estar en en el último escalón, sino en un escalón externo que flota alrededor en órbita. A su vez hay muchas personas publicando en redes sociales frases como: “Intenta pasar esta cuarentena sin música, películas, literatura, sin arte.”, queriendo evidenciar el inminente valor que tiene el arte, sin dejar de llamarnos muertos de hambre. La realidad es que nuestras necesidades son relativas a nuestra situación. 

De pronto la existencia del arte en el mercado me pareció absurda, nunca he pensado o creído que los humanos podemos prescindir del arte. Al igual que la filosofía nos llevó gradualmente a la ciencia, del mismo modo pienso que el arte ha influenciado en todas las áreas de la vida, interconectando y ampliando nuestra capacidad de percibir, crear y ser. Más bien me intrigaba esta pregunta: ¿qué compatibilidad tiene el arte con un sistema capitalista? Si el artista tiene que pasarse la vida convenciendo al espectador de que necesita consumir arte, porque sino no puede crear contenido que el espectador consuma. La publicidad puede vendernos lo que sea, puede vendernos una escultura o pintura en forma, pero aquello inmaterial que guarda no puede ser comprado, pertenece al mundo de las ideas.

Con todo esto quiero decir que más allá del arte, está la sensibilidad humana. La experiencia estética, ese concepto subjetivo para el cual no necesitamos nada más que vivir y sensibilizar nuestras vías de percepción. Sin embargo el arte es uno de los corredores por el cual llegar a esta sensibilidad y también es una consecuencia/producto de la misma. Asistir a una exhibición de arte es una invitación a la contemplación, a sentir, a reflexionar. Una experiencia por la que no pagamos nada, y recibimos mucho. Por lo tanto el arte es parte de la condición humana. 

Pero la necesidad de consumo es una ilusión que sostiene la vida urbana. Ya que no podemos ser completamente todólogos, nos necesitamos unos a otros más allá del dinero, pero bajo este sistema asignamos un valor monetario a nuestro trabajo. Cabe mencionar que hace tiempo que deje de mirar el comunismo como la salvación y el capitalismo como el enemigo, pero me gusta idear formas utópicas o por lo menos cuestionar los sistemas que nos rigen. 

El capitalismo podría ser algo de lo que podemos prescindir, tal vez no ahorita, tal vez tengan que pasar muchos siglos para idear nuevos sistemas de acuerdo a cambios graduales y reformativos. Es por eso que darle un valor digno a nuestro trabajo artístico o creativo es parte de la ecuación, y ese valor es medido en costos, autenticidad, etc. La artista Monika Bravo respondió a la pregunta “¿Cuál es tu relación con el dinero?” en una entrevista para Terremoto con: “Para mí existe una relación directa entre el valor de las cosas y la autoestima […] Esto significa tener el poder de decisión al saber valorar lo esencial que me da seguridad y así poder negociar esas necesidades con lxs demás.” 

Dicho esto creo que aunque todos podemos hacer una especie de arte que nos hable en un nivel personal. Es una responsabilidad social la de educar y reconocer el valor del arte y los artistas dentro de la construcción de nuestra identidad e historia, como país o comunidad. Y hoy más que nunca creo que las prácticas artísticas son muy importantes a pesar y por la economía, y el arte siempre va a ser importante más allá del mercado, incluso de lo que se vuelve tendencia o tradicional. 


Mayté Miranda Marmolejo. Egresada de la Licenciatura de Artes Plásticas de la UABC. Ha participado en 4 exposiciones colectivas, y en la MexiCali Biennal (2019), en la curaduría de “La casa de los hijos” (2017), “Grito al filo de oídos que no escuchan” (2019), “Ocho” (2019) “Prácticamente a mano” (2019), co-curaduría de “Gastón”(2020). Profesora de artes de educación básica y participante de los proyectos artísticos “I21”, ‘’Planta Libre” y colectivo “Punto de Encuentro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s